La tumba de Tutankamón restaurada

La tumba de Tutankamón ha sido restaurada tras una década de trabajos: La tumba del rey Tutankamón en el Valle de los Reyes en Lúxor, Egipto, ha sido restaurada en un proyecto que duró 10 años.

(IMAGEN El muro norte de la cámara restaurado. En él se ven tres escenas. A la derecha, Ay, el sucesor de Tutankamón (y presunto asesino), lleva a cabo la ceremonia de la «apertura de boca» en el faraón, quien es representado como Osiris. En el medio, Tutankamón es recibido en el reino de los dioses por Nut. Y a la izquierda, Tutankamón, seguido por su ‘ka’ (fuerza vital) es acogido por Osiris.) La humedad y el dióxido de carbono generado por los visitantes habían promovido el crecimiento microbiológico y el estrés físico de los murales, dada la fluctuación del monto del vapor de agua en el aire. Además, el polvo llevado dentro de la tumba en la ropa o zapatos, habían creado también una capa gris sobre la superficie de los muros. Ahora un equipo de expertos del Getty Conservation Institute (GCI) de EE.UU. y del Ministerio de Antigüedades de Egipto ha recompuesto las pinturas murales que decoran la cámara del rey, instalado barreras y establecido un sistema de ventilación para reducir el daño en el sitio, devolviéndole así su antigua gloria.

Durante los trabajos, la tumba permaneció abierta. En ella aún se encuentran algunos objetos originales, incluyendo la propia momia de Tutankamón (exhibida en una caja libre de oxígeno), el sarcófago de cuarcita con su tapa de granito en el piso a su lado, el ataúd de madera exterior, y las pinturas que describen la vida y el paso al otro mundo del niño-rey. – Resolviendo un misterio de la famosa Maldición: En su tiempo, y ante las misteriosas muertes de quienes se atrevieron a perturbar el descanso eterno del faraón, se llegó a sugerir que algún tipo de microorganismo o virus presente en la tumba era el culpable de la famosa maldición.

Es por eso que los especialistas también pasaron un tiempo investigando las misteriosas manchas marrones que crecían en las pinturas murales dentro de la tumba, donde el cuerpo momificado del faraón fue descubierto por el egiptólogo británico Howard Carter en 1922.

La investigación confirmó que las manchas eran microbios, pero que habían muerto hace mucho tiempo, y de hecho no se habían extendido desde que Carter descubrió y abrió la tumba. Además, los microbios ya habían crecido dentro de la capa de pintura, por lo que no pudieron ser eliminados sin dañar la obra de arte. Fuente: Daily Mail/Live Science. Vía @LaHistoriadora_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: